lunes, 19 de marzo de 2012

Me pegue un disparo para vez que ya no me dolía.

No hay mucho más, exactamente eso. Una vez más has entrado en mi cabeza y has sido capaz de expresar lo que había mucho mejor que yo misma. Me siento más liberada de lo que había estado en mucho, muchísimo tiempo. Vuelvo a ser un poco yo, después de tanto tiempo, que ya tocaba. Y todo gracias a ti, quien me lo iba a decir. Lo que hacía falta era justo eso, dispararse de nuevo y darse cuenta de que ya no es ni por asomo parecido.

1 comentario:

  1. Sertúeslomásimportanteseascuálesseanlasmanerasdeconseguirlo.

    ResponderEliminar

Se cayeron al cajón